Facebook Twitter Google +1     Admin

Temas

Enlaces

Archivos

Cristina Grande

MI LUGAR

Yo no sé cómo se lucha contra la despoblación. Me crie en un pueblo, pero estaba en mi código genético que un día me iría a la ciudad. Para mí la ciudad era algo abstracto, un destino incuestionable, y luego me costó adaptarme al asfalto y al bullicio permanente. Zaragoza resultó, sin embargo, una madrastra ideal, enrollada, generosa y poco exigente. Le debo mucho, por no decir todo. Y creo que en Zaragoza encontré mi lugar en el mundo. Pero todo tiene un precio. Las aglomeraciones me asustaban, y eso no lo he podido superar del todo. En plenas fiestas del Pilar, nos volvemos locos los que vivimos en el casco histórico. Y escapamos a la casa del pueblo para vivir tranquilos. Los niños y los viejos estamos mejor en los pueblos. Incluso cuando llega el mal tiempo. El tejido social es limitado, pero auténtico, y no depende de las redes virtuales. Los amigos llaman a la puerta de casa. Tomamos vermú y olivas rellenas. Hacemos tertulia. Brindamos para celebrar que seguimos vivos. Y por la tarde, cuando nos quedamos solos, nos atrincheramos tras una pila de libros mientras el sol se derrumba por el horizonte. La oscuridad y el silencio se hacen amables. No hay por qué tener miedo. Siempre fui miedosa, y un poco valiente a ratos. Tenía miedo a morir joven, a no tener tiempo suficiente para cumplir mis sueños, que eran inconcretos y por tanto inexistentes. También tenía miedo a la vejez y a las murmuraciones. Mi ciudad me enseñó a olvidar los miedos. Me enseñó que se puede ser libre casi en cualquier sitio.

HERALDO DE ARAGÓN (8-10-2019)

29/10/2019 19:18 cristinagrande #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris