Facebook Twitter Google +1     Admin

Temas

Enlaces

Archivos

Cristina Grande

Se muestran los artículos pertenecientes a Enero de 2014.

SOL RADIANTE

Solemos intercambiarnos libros mi amiga Elena y yo. Ella vive en la montaña y baja al llano cuando allá arriba escasea el trabajo, es decir, en esas primaveras y otoños de todo cerrado fuera de temporada. “Mi vida querida”, de Alice Munro, será una de sus lecturas en ratos de descanso junto a la chimenea, este invierno que ha empezado con fuerza y le exigirá muchas horas de trabajo rodeada de nieve. El ejemplar de “Mi vida querida” había pasado antes por las manos de mi madre, que pertenece a la generación de la escritora canadiense. Mi madre leyó sus relatos con creciente entusiasmo, primero de forma aleatoria y luego con la convicción de que estaba ante una gran escritora. Ignacio Martínez de Pisón me la recomendó hace años y entonces leí “Las lunas de Júpiter”, que conservo en mi estantería de imprescindibles junto a Natalia Ginzburg y Ann Tyler. Se ha echado la niebla en el Valle del Ebro mientras escribo estas líneas. Sé que en la montaña tendrán un sol radiante. Tengo ante mis ojos un retrato de Alice Munro, que me parece una mujer bellísima. Su mirada es inteligente y despejada al mismo tiempo, como la de esas mujeres valientes que han perseverado en sus empeños a lo largo de toda una vida y han conseguido desprenderse de tópicos e imposiciones que habrían podido nublarlas en momentos de flaqueza.  La mirada de Alice Munro es para mí como ese sol que imagino por encima de las nubes. Llamo a mi madre, como todas las mañanas, y me dice que va a quedar un día muy bueno, que se está disipando la niebla.

HERALDO DE ARAGÓN (10-12-2013)

27/01/2014 07:03 cristinagrande #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

COMPENSACIÓN

Vi un arco iris doble el último día del año 2013. Pensé que era un buen augurio. Iba en un tren regional que venía de Lérida y se dirigía a Madrid. Los viajeros estaban puestos en pie, recriminándole al revisor la ausencia de la calefacción y que aquello no se podía soportar durante tantas horas. Me dejé el abrigo puesto y decidí mantenerme callada. El revisor lo había intentado todo y nos propuso que fuéramos a atención al cliente. En Cataluña, dijo alguien, cuando ocurre algo así, los viajeros se plantan delante de la locomotora hasta que Renfe pone otro tren, pero como aquí somos tan pocos… Una joven madre, que quizás viniera de Lleida, correteaba con su hija por el pasillo para entrar en calor. A la altura de Épila vimos el maravilloso arco iris doble que uno de los viajeros calificó como un regalo de compensación. Recordé que también vi un arco iris la última tarde del año 2009, y que escribí sobre 2009 como un año entre paréntesis. La crisis ya golpeaba fuerte y nadie pensaba que duraría tanto como una larga guerra. 2010 no fue un mal año para mí, después de todo, pues se fue arreglando con el paso de las estaciones. Al llegar a Morata de Jalón tengo los pies fríos y un doble arco iris en mi móvil. El segundo arco iris, más tenue y más alto, tiene los colores invertidos porque es producto de una doble o triple reflexión interna de la luz, o algo así. Entre los dos arcos el cielo es casi negro y se llana “zona oscura de Alejandro”. Tengo los pies fríos pero el corazón late contento.

HERALDO DE ARAGÓN (7-1-2014) 

27/01/2014 07:11 cristinagrande #. sin tema No hay comentarios. Comentar.


Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris